13.2 C
Córdoba
viernes 12 de abril de 2024
spot_img
InicioTurismoDe los Volcanes de Pocho a los Túneles de Taninga.

De los Volcanes de Pocho a los Túneles de Taninga.

Picos volcánicos y túneles parecen entrometerse en la intimidad de la montaña y convierten al área noroeste de Córdoba en un destino cautivante, perfecto para recorrer y conocer paisajes llenos de belleza e historia.

Aunos 210 kilómetros de Córdoba capital, esta región esconde su hermosura natural, conformada por palmas caranday, cóndores y volcanes inactivos. En la zona, también se pueden visitar seis túneles, que unen Córdoba con La Rioja.

Desde la cumbre del cerro Ciénaga se pueden observar todos los volcanes de Pocho. (Gentileza: Romina Musso)
Desde la cumbre del cerro Ciénaga se pueden observar todos los volcanes de Pocho. (Gentileza: Romina Musso)

Desde la capital cordobesa se debe tomar la RP34, más conocida como el Camino de las Altas Cumbres, un circundante recorrido con hermosas vistas. Al llegar a la localidad de Mina Clavero, el camino continuará por la RP15 que, luego de atravesar la Cuesta de Brochero, comenzará a exhibir el paisaje típico de una de las regiones menos exploradas de la Provincia. Después de recorrer algunos kilómetros, del lado izquierdo de la ruta, entre palmas de caranday, comenzará a vislumbrarse la imponente figura del cerro Ciénaga, señal de que se está llegando a la localidad de Villa de Taninga, desde donde se podrá ir a la base del cerro y a los majestuosos túneles.

VILLA DE TANINGA

Este pequeño pueblo se encuentra en el cruce de la RP15 con el camino que conduce a Los Túneles hacia el oeste y a Los Gigantes hacia el este. A los pies de las cumbres de Guasapampa, bajo la mirada cercana de los viejos volcanes de Pocho, privilegiado por su clima y su entorno de naturaleza agreste, sus paisajes y aromas lo convierten en el refugio perfecto para la tranquilad y el descanso. A pocos metros de la plaza central, discurre sereno y sin apuro el río Jaime, sus interminables playas de arenas doradas parecen custodiadas por añosos árboles que aportan sus frescas sombras, invitando a descansar mientras las aguas cristalinas del río parecen jugar con la brisa. Asimismo, desde allí, se podrá llegar a las ruinas de las minas de Cuchiyaco, una antigua explotación de la que se extraía oro. Aún pueden observarse algunas bocas de ingreso a un verdadero laberinto.

Vistas hermosas desde Villa de Taninga acompañan la caminata por el pequeño pueblo. (Gentileza: Romina Musso)
Vistas hermosas desde Villa de Taninga acompañan la caminata por el pequeño pueblo. (Gentileza: Romina Musso)

Desde Villa de Taninga, por RP28, comienza el recorrido hacia los Volcanes de Pocho y Los Túneles. Luego de transitar seis kilómetros, se llega a la Finca Posada del Volcán, desde donde se sube al Cerro Ciénagauno de los seis volcanes inactivos de la zona (Ciénaga, Poca, Yerba Buena, Agua de las Cumbres, Boroa y Veliz), escenario ideal para la práctica de turismo activo en la naturaleza, rodeados de dos parques: la Reserva Provincial Chancaní y el Parque Nacional Traslasierra.

El trekking a la cumbre del Ciénaga aparece como un recorrido tranquilo de dificultad media-baja. A medida que se va tomando altura, extraordinarios balcones de hermosas vistas a la inmensa Pampa de Pocho se hacen presentes, mientras la vegetación va cambiando a lo largo del recorrido. Primero acompañan las características palmas de caranday, para luego ir abriéndole paso a plantas de poleo y peperina, que con su aroman perfuman la última y más compleja parte del trayecto. Una vez en la cima, se tendrá una extraordinaria vista panorámica 360° de, por un lado, toda la pampa y su arroyo Cachimayo y, por el otro, de los demás volcanes y el valle que encierran. A 1.300 metros sobre el nivel del mar, la inmensidad del lugar produce una sensación de pequeñez ante tanta belleza.

Sensación de pequeñez ante tanta belleza. (Gentileza: Romina Musso)
Sensación de pequeñez ante tanta belleza. (Gentileza: Romina Musso)

Al descender del cerro, la RP28 invita a seguir recorriendo los bellos lugares que por ella transitan. Ya camino a los túneles, ubicada a un costado de la ruta, mirando a un pequeño arroyo, se podrá observar la antigua capilla del pueblo de Las Palmas. Construida entre el año 1689 y 1736, se trata de una de las más añejas de la región, de líneas muy simples y con paredes de adobe, se destaca por sus valiosas imágenes y conservación.

A poco andar, comienza el ascenso por las sierras de Pocho, el paisaje circundante de repente sorprende con la aparición repentina de un gran abismo, inmediatamente después se hace presente el primero de los túneles, esos oscuros y fríos pasadizos que en sus paredes encierran historia y esfuerzo. La luz nuevamente, el paisaje, la inmensidad y el cielo que parece estar al alcance de la mano, otro túnel y así las sensaciones continúan. Luego de atravesar el cuarto, un mirador invita a detener la marcha y observar en toda su magnitud los llanos de Chancaní, que llegan a confundirse con el cielo, mientras desde esas alturas, en silencio y observando, enormes cóndores andinos completan el paisaje.

Desde la finca del Volcán se aprecia una vista privilegiada del cerro Ciénaga. (Gentileza: Romina Musso)
Desde la finca del Volcán se aprecia una vista privilegiada del cerro Ciénaga. (Gentileza: Romina Musso)

Los túneles son una magnífica obra vial construida en el año 1930, uno de los principales nexos entre Córdoba y La Rioja, si bien, en la actualidad no es una conexión muy utilizada, visitarlos se trata de una experiencia inolvidable.

DATOS ÚTILES

Para subir el cerro Ciénaga. Abonar mil pesos en Finca Posada del Volcán. Tel. +5493516433220.

Dónde comer. En Villa de Taninga, la Parrilla de Francisco ofrece la posibilidad de degustar exquisitos cabritos y abundantes menús. Atendida por sus dueños brindan un excelente servicio, asimismo, si se decide pasar la noche, cuenta con dormis enclavados en la belleza natural de lugar. Reservar con anticipación: Tel. +5493542481694

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -spot_img

Post más vistos