9.7 C
Córdoba
martes 16 de julio de 2024
spot_img
InicioGéneroEscándalo mundial: acoso y abuso de poder en el fútbol femenino español.

Escándalo mundial: acoso y abuso de poder en el fútbol femenino español.

El triunfo de la selección española de fútbol femenino se cubrió de polémica cuando Luis Rubiola, Presidente de la Federación, protagonizó un beso sin consentimiento, actitudes fuera de lugar, falsificación de testimonios y abuso de poder. 

Este año España se coronó como el país ganador del mundial de fútbol femenino. No fue fácil, en septiembre del año pasado, quince de sus jugadoras renunciaron de golpe después de mandar un mail.

La coronación y entrega de medallas podría haber sido una más de los nueve mundiales pero no fue así: un video de menos de tres segundos se viralizó y el escándalo se apoderó de la escena.

¿Qué pasó en septiembre? ¿Qué sucedió en la entrega de medallas? En esta nota un análisis junto a la especialista deportiva Carolina Vazquez y a las periodistas deportivas Natalia Maderna y la española Andrea Menéndez. 

SORPRESA Y CONFUSIÓN

Casi un año antes de ganar el mundial 2023 Australia- Nueva Zelanda, más de la mitad del plantel del equipo oficial de fútbol femenino de España dio un batacazo a través de 15 mails enviados a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en donde expresaban su voluntad de no ser convocadas si no había cambios en la dirigencia de la Selección. Spoiler alert: no hubo.

La propia federación dirigida por Luis Rubiales filtró a los periodistas esta carta privada para poder, según expertas, dominar el relato de la misma. Este relato se resumió en una idea muy simple y para nada sorpresiva: 15 niñas caprichosas que quieren joderle la vida a su entrenador Jorge Vilda.

Después de ese escándalo filtrado en donde el 60% del equipo posible para el mundial estaba en desacuerdo y denunciaba mal comportamiento por parte de su entrenador, la propia Federación marcó la cancha y sostuvo que no iba a desvincular a Vilda hasta el 2024 cuando se terminara su contrato.

Las jugadoras pidieron una reunión con Rubiales y Rubiales se negó a escucharlas. Dijo que no tenía nada que escuchar, ellas fueron a Vilda como director deportivo a pedirle cambios, porque Vilda aparte de Dt de la selección, es director deportivo. Por encima de él solo está Luis Rubiales, entonces ellas pidieron hablar con Rubiales y Rubiales se negó. Se negó durante mucho tiempo a hablar con ellas, solo empezó a hablar con el sindicato muchos meses después de todo el conflicto de las 15. Después de la Eurocopa ellas piden una reunión con él y él dice que él no tiene nada que escucharles, ese es el trato que se les daba a la futbolistas”, indica Menendez.

Ante la negativa, muchas de las que renunciaron no volvieron al equipo pero algunas quisieron formar parte de la historia de los mundiales y regresaron. Por supuesto que fueron juzgadas y criticadas por hacerlo pero pese a tanto palo, resistieron y España se convirtió por primera vez campeón del mundo.

“Las jugadoras se organizaron y renunciaron, algunas volvieron, otras no, pero yo no me siento bien al juzgar a la jugadora que volvió. Quiere representar a su país y es su trabajo. Entiendo que vivís para eso y que tu sueño es jugar un Mundial y que lo vas a querer jugar y en tal caso, cuando tengas la medalla colgada en el cuello vas a quedar denunciar las atrocidades que suceden porque te van a prestar más atención”, indica Vazquez.

Y así sucedió, pese al escándalo y las diferencias respecto al fútbol masculino, España se coronó y la felicidad fue casi total. “Me pone muy contenta por sus jugadoras, pero a la vez si España no hace nada para que el fútbol femenino crezca y así todo España gana el mundial, el miedo es que se refuerce que en realidad entonces no estaba tan mal el director técnico. O bueno, entonces no está tan mal el fútbol femenino en España si con los dos mangos que le damos las pibas lo ganaron igual. Y de hecho, si hubiesen jugado mal, también es un problema porque lo que queda flotando es que no vale la pena invertir porque son un desastre. A veces parece que no hay escapatoria”, agrega preocupada Vazquez.

APLAUSO, MEDALLA ¿Y BESO?

El triunfo del seleccionado español fue una sorpresa ya que, como leemos, el panorama estaba complicado desde hace más de un año atrás. Aún así, con un gol a Inglaterra, ganó la Copa Mundial Femenina.

Los festejos fueron televisados por todos los canales de televisión y la cobertura de los medios se llenó de orgullo español ante tantas dificultades. Si bien el seleccionado de La roja gana bastante más plata que el seleccionado argentino y son jugadoras profesionales hace rato, la situación continúa siendo desigual a la de sus colegas masculinos.

La copa se alzó y las jugadoras festejaron en el podio. Y fue también en el podio en donde sucedió, de forma rápida pero clara, un beso entre el Presidente de la Federación y una de las mejores jugadoras del plantel, Jenny Hermoso.

“¿Cómo es que se le ocurre en ese momento dejarse regir por la ´pulsión´ de besar a una jugadora que acababa de lograr uno de los mayores hitos no solo del fútbol femenino, sino del fútbol femenino español? Y la respuesta que me sale ya después de masticar algunos días y de reflexionar al respecto es que lo hizo porque puede. Lo que sucedió es una clara imagen de la desigualdad y el acoso que vive el fútbol femenino desde hace años”, sostiene Maderna.

Apenas pasó, la confusión encontró lugar en la opinión pública. Primero confusión y después repudio generalizado. En las imágenes se ve cómo el Presidente la toma de golpe, sin previo consentimiento y le da un pico fervoroso.

Lo que sentimos en España ahora mismo es vergüenza porque toda la comunidad internacional está viendo lo que lo que tenemos aquí con el presidente de la Federación y no solo con él también con todo su departamento de prensa y con todo los pesos pesados que le rodean. Dentro también sentimos un poco de respaldo, porque por fin están viendo lo que llevamos tanto tiempo denunciando desde el fútbol femenino que es un trato totalmente desigual al trato que se les da a las futbolistas profesionales. Lo que no es profesional es que tenemos un presidente de la Federación que se comporta como un macarra de barrio (sic) y que además tiene una una visión paternalista”, sostiene la periodista española.

A los minutos de la coronación, Hermoso hizo un vivo en Instagram desde el vestuario y cuando sus colegas le preguntaron por el beso ella sostuvo: “¡Que no me ha gustado! Pero, mírame a mi, ¿qué podía hacer yo?”, con ésto, la jugadora marcaba la ausencia de consentimiento que Rubiales sostenía.

El escándalo fue tal que Rubiales tuvo que salir a pedir disculpas y alegó que tienen con la jugadora una relación de amistad y que ese beso fue sólo por el entusiasmo del momento. Aunque el público esperaba tanto su voz como la de la jugadora, el Presidente grabó el video del perdón, solo. ¿Por qué la jugadora no participó?

“En el avión Rubiales presiona a Jenny para salir en ese vídeo, presionan a la familia de Jenny, tanto él como Jorge Vilda para que Jenny salga en ese vídeo pero ella se negó porque él no tenía su consentimiento para ese beso. Todo eso sucede en un avión en donde no hay salida. El abuso es tremendo porque tienes que estar aguantándole dentro de un avión a tu jefe enojado por algo que él mismo hizo”, relata y confirma la periodista española.

Al ver que el repudio crecía, desde la Federación viralizaron declaraciones de la jugadora en donde marcaba el íntimo vínculo que tiene con Rubiales y pedía que por favor se deje de hablar del tema. Ese relato, según periodistas españolas de fútbol, fue un fake. Hermoso nunca habría dicho eso.

Ante esta falsificación, el escándalo aumentó. Mientras tanto, Hermoso se mantiene en silencio.

Días después del revuelo, se viralizó otra imagen en donde Rubiales levanta a una de las campeonas por la cintura. Ésta foto sería la última prueba que necesitaba el periodismo deportivo español para ejercer presión y pedir la renuncia del polémico Presidente de la Federación.

¿POR QUÉ Y QUÉ PASA?

La situación en España respecto al triunfo está ardida. Todos los medios deportivos hablan del tema pero no del triunfo sino del escándalo. “Esta victoria es clave en el fútbol femenino en general pero en el fútbol femenino español en particular y sin embargo ahora nadie tiene el foco puesto ahí. Y así es como un varón, otra vez y de prepo, te roba el protagonismo”, analiza Maderna.

Por su parte, la periodista española indica que se vienen jornadas claves para definir qué sucederá con el Presidente Rubiales. “Ahora mismo la situación está en un punto en el que debe dimitir sí o sí lo que sucedió, porque además ha perdido apoyos. Este viernes realiza una asamblea para recabar el apoyo de todo el mundo y el cariño de todo el mundo, es una asamblea pedida por varios de sus peces gordos de la Federación de las federaciones. Él se ve acorralado”, indica Andrea.

Si bien la sospecha es que admita lo sucedido y pida reales disculpas, la sensación de que Rubiales no da puntada sin hilo aparece. “El miedo que nos queda es que vaya a dimitir sólo para volver a presentarse a otras elecciones y volver a ganar. Por tanto la única solución que nos queda es que el gobierno de verdad actúe, que el Consejo Superior de Deportes eleve al Tribunal de Arbitraje Deportivo que es el único que le puede inhabilitar porque Rubiales ya tiene seis denuncias presentadas al Consejo Superior de Deportes y el Consejo Superior de Deportes tiene que elevarlas al Tribunal de Arbitraje Deportivo y tiene que acabar ya con este problema”, comenta la especialista española.

Ahora la pregunta de cierre es qué hubiera pasado si esta situación se diera a la inversa. Dar vuelta el escenario siempre sirve para darnos cuenta de si hubo o no hubo desigualdad. Ante ese cuestionamiento, Maderna responde: “Ni  siquiera podemos hacer la comparativa porque no se dan las configuraciones de poder. Acá tendríamos que imaginarnos al Chiqui Tapia besando a Estefanía Banini, por ejemplo. Y digo que no aplica el ejercicio porque al revés, en realidad, debería ser una mujer con el poder de Chiqui Tapia besando a Messi y eso no sucedería porque una mujer no besaría Lionel Messi. O sea, en todo caso sería el varón flamante campeón chapándose a la presidenta de la Federación. No hay mujeres con tal poder en el fútbol mundial. Y creo que ahí está también el quiebre de paradigma espectacular de todo este asunto”, finaliza la periodista argentina.

Fuente: filo.news

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -spot_img

Post más vistos