13.2 C
Córdoba
viernes 12 de abril de 2024
spot_img
InicioSaludPrueban el vínculo entre la depresión y el trastorno bipolar con el...

Prueban el vínculo entre la depresión y el trastorno bipolar con el consumo excesivo de cannabis.

Un nuevo estudio publicado en la revista médica JAMA mostró que las personas que abusan de esa droga tienen más probabilidades de ser diagnosticadas con ambas alteraciones de la salud mental.

Cada vez son más los expertos y estudios científicos en el mundo que advierten del peligro del consumo de cannabis para las personas y los efectos dañinos en el cerebro a largo plazo, especialmente en la aparición de la esquizofrenia.

El primer artículo sobre el tema, un estudio sueco publicado en 1997, encontró que el uso excesivo de cannabis estaba asociado con un aumento de seis veces en el riesgo de esquizofrenia. En las décadas posteriores, los científicos han descubierto un fuerte vínculo entre ese consumo y otras enfermedades psicológicas graves, como la depresión clínica y el trastorno bipolar.

Ahora, un nuevo estudio longitudinal ha examinado los registros médicos de todos los ciudadanos de Dinamarca mayores de 16 años, unos 6,5 millones de personas en total, en busca de patrones de diagnóstico, hospitalización y tratamiento por consumo de sustancias entre 1995 y 2021.

Hay mucha preocupación en el ambiente psiquiátrico por la masividad del uso de esta droga y su impacto en el cerebroHay mucha preocupación en el ambiente psiquiátrico por la masividad del uso de esta droga y su impacto en el cerebro

En el artículo, publicado en la revista JAMA Psychiatry en mayo último, el doctor Oskar Hougaard Jefsen de la Universidad de Aarhus y sus colegas demostraron que las personas a las que se les había diagnosticado previamente un trastorno por consumo de cannabis tenían casi el doble de probabilidades de ser diagnosticadas posteriormente con depresión clínica.

El documento también encontró que las personas con trastorno por consumo de cannabis tenían hasta cuatro veces más probabilidades de ser diagnosticadas más tarde con trastorno bipolar con síntomas psicóticos. El mayor riesgo lo presentaban los hombres respecto de las mujeres y, cuanto más consumía una persona, más aumentaba la posibilidad de presentar esos cuadros, aunque el estudio no distinguió entre diferentes formas y concentraciones de cannabis.

El doctor Thomas Richardson, profesor Asociado de Psicología Clínica en la Universidad de Southampton y experto en trastorno bipolar, si bien no participó del estudio, lo elogió con amplitud: “Esta es una investigación impresionante e importante. Con una muestra de más de 6 millones, este es el estudio más grande hasta la fecha que muestra un vínculo entre el consumo de cannabis y el desarrollo de la depresión y el trastorno bipolar. Una fortaleza de esta investigación es que siguieron a las personas durante muchos años y tomaron en cuenta factores como los antecedentes familiares de trastornos del estado de ánimo”, sostuvo.

Ahora, un nuevo estudio longitudinal ha examinado los registros médicos de todos los ciudadanos de Dinamarca mayores de 16 años, unos 6,5 millones de personas (REUTERS/Quetzalli Nicte-Ha)Ahora, un nuevo estudio longitudinal ha examinado los registros médicos de todos los ciudadanos de Dinamarca mayores de 16 años, unos 6,5 millones de personas (REUTERS/Quetzalli Nicte-Ha)

Y agregó: “Investigaciones anteriores han demostrado un vínculo entre el consumo de cannabis y los síntomas maníacos en la población general, y que el consumo de cannabis conduce a síntomas más graves en personas con diagnóstico de trastorno bipolar. Este estudio muestra que las personas con trastorno por consumo de cannabis tienen más de 2,5 veces más probabilidades de desarrollar trastorno bipolar”.

“Sin embargo, es importante mencionar algunos problemas con esta investigación. En primer lugar, el riesgo de trastorno bipolar aumenta, pero todavía es solo una minoría de consumidores de cannabis que desarrollan el trastorno bipolar: 14%.

Esto es muy alto en comparación con la población general, donde esperaríamos que sea quizás el 2%, pero sigue siendo una minoría de consumidores de cannabis. Otra cosa es que el estudio utilizó datos de los registros de tratamiento hospitalario tanto para los trastornos del estado de ánimo como para el consumo de cannabis. Por lo tanto, no tiene en cuenta la gran cantidad de personas que podrían ser bipolares sin diagnosticar”, precisó el experto.

En la actualidad, las cepas de cannabis tienen una altísima concentración de alcaloides, muy superior a la que tenían décadas atrás. Su efecto es mucho más potente”, sostuvieron los investigadores (REUTERS/Kevin Mohatt)En la actualidad, las cepas de cannabis tienen una altísima concentración de alcaloides, muy superior a la que tenían décadas atrás. Su efecto es mucho más potente”, sostuvieron los investigadores (REUTERS/Kevin Mohatt)

Y completó: “Esto también significa que son las personas con trastorno por consumo de cannabis las que reciben tratamiento: personas que muestran signos de dependencia, por ejemplo, que no pueden dejar de fumar a pesar de que causa problemas. Esto probablemente solo afecta a alrededor del 10 % de quienes consumen cannabis”.

“Me gustaría ver más investigaciones que muestren los mecanismos específicos de estos vínculos: es decir, por qué y cómo el trastorno por consumo de cannabis aumenta el riesgo de bipolaridad. No está claro si podemos hacer que la gente deje de consumir cannabis en primer lugar y cómo. Un enfoque de ‘simplemente decir no’ es diferente para reducir la prevalencia del trastorno bipolar a nivel de población. Un mejor enfoque es intentar intervenciones específicas para aquellos con problemas de consumo de cannabis más graves y el mayor riesgo de trastorno bipolar”, concluyó.

Si bien la asociación fue fuerte, los autores señalan que no pueden decir con certeza si el consumo crónico e intenso de cannabis induce psicosis, o si las personas propensas a las enfermedades mentales tienen más probabilidades de ser grandes consumidores. Tiene sentido que las personas que sienten síntomas de depresión o manía incapacitantes, o que sienten apariciones o voces que solo ellos pueden oír, intenten automedicarse con cannabis. Sin un ensayo controlado aleatorizado, lo que sería extremadamente poco ético, es difícil desenredar estos hilos definitivamente.

Se ha vinculado el uso persiste de marihuana con un riesgo incrementado de psicosis en personas con vulnerabilidad genética  (Andina)Se ha vinculado el uso persiste de marihuana con un riesgo incrementado de psicosis en personas con vulnerabilidad genética (Andina)

Pero el estudio sigue siendo revelador debido a su gran magnitud. Con tanta gente durante tantos años, hay muy poco “ruido” estadístico. Y debido a que la información se recopiló del Registro Nacional de Salud de Dinamarca, hubo pocos abandonos, a menudo un gran problema en los estudios longitudinales. En la medida de lo posible, los investigadores confirmaron que los síntomas del trastorno psiquiátrico de una persona surgieron después de su diagnóstico y uso crónico de cannabis, no antes, y compararon a personas que eran similares en todos los aspectos, excepto en la frecuencia de su uso.

Los trastornos por consumo de cannabis y la esquizofrenia son trastornos mentales graves, pero tratables. Ambos pueden afectar profundamente la vida de las personas. La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que afecta la forma en que una persona piensa, siente y se comporta.

Puede parecer que las personas con esquizofrenia han perdido el contacto con la realidad, y los síntomas de la esquizofrenia pueden dificultar la participación en las actividades cotidianas habituales. Sin embargo, existen tratamientos efectivos tanto para el trastorno por consumo de cannabis como para la esquizofrenia.

Expertos afirman que hay una baja percepción de riesgo que hay en la población general acerca de su consumo (depositphotos)Expertos afirman que hay una baja percepción de riesgo que hay en la población general acerca de su consumo (depositphotos)

“El enredo de los trastornos por uso de sustancias y las enfermedades mentales es un problema importante de salud pública, que requiere acción urgente y apoyo para las personas que lo necesitan”, dijo la directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos (NIDA, por sus siglas en inglés) y coautora del estudio, Nora Volkow. “Es crucial que también ampliemos la prevención, la detección y el tratamiento para las personas que pueden experimentar enfermedades mentales asociadas con el consumo de cannabis. Los hallazgos de este estudio son un paso en esa dirección y pueden ayudar a informar las decisiones que los proveedores de atención médica pueden tomar al atender a los pacientes, así como las decisiones que las personas pueden tomar sobre su propio consumo de cannabis”, agregó.

El equipo de estudio estimó que el 15 % de los casos de esquizofrenia entre hombres de 16 a 49 años podrían haberse evitado en 2021 al prevenir el trastorno por consumo de cannabis, en contraste con el 4 % entre mujeres de 16 a 49 años. Para los hombres jóvenes de 21 a 30 años, estimaron que la proporción de casos prevenibles de esquizofrenia relacionados con el trastorno por consumo de cannabis puede llegar al 30 %. Los autores enfatizan que el trastorno por consumo de cannabis parece ser un importante factor de riesgo modificable para la esquizofrenia a nivel de la población, particularmente entre los hombres jóvenes.

“Este estudio también se suma a la evidencia existente lo que sugiere que la proporción de nuevos casos de esquizofrenia que pueden atribuirse al trastorno por consumo de cannabis ha aumentado constantemente durante las últimas cinco décadas. Los autores señalan que este aumento probablemente esté relacionado con la mayor potencia del cannabis y el aumento de la prevalencia del trastorno por consumo de cannabis diagnosticado a lo largo del tiempo”, detallaron desde los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Las personas mayores buscan paliar diversas afecciones como el dolor, los trastornos del sueño, entre otras propias de la edad (REUTERS/Piroschka van de Wouw)Las personas mayores buscan paliar diversas afecciones como el dolor, los trastornos del sueño, entre otras propias de la edad (REUTERS/Piroschka van de Wouw)

Los autores señalaron que se necesita más investigación para examinar las posibles diferencias en la potencia y la frecuencia del consumo de cannabis entre hombres y mujeres jóvenes, y para examinar los mecanismos subyacentes a la mayor vulnerabilidad de los hombres jóvenes a los efectos del cannabis en la esquizofrenia

Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), se estima que 3 de cada 10 usuarios de marihuana tienen trastorno por consumo de cannabis. Este nuevo estudio señala que los niveles de THC aumentaron del 13 % en 2006 al 30 % en 2016 en Dinamarca.

Otros estudios sugieren que los niveles de THC han aumentado más de un 200 % entre 1995 y 2015. La potencia de THC en los productos de cannabis era típicamente inferior al 2 % antes de la década de 1980, pero la potencia actual en los aceites y comestibles de uso común alcanza más del 95 %.

El estudio, basado en datos de casi 6 millones de personas en Dinamarca de 16 a 49 años, concluyó que el 15 % de los casos de esquizofrenia en hombres pueden prevenirse si se evita el trastorno por consumo de cannabis (REUTERS/Piroschka van de Wouw )El estudio, basado en datos de casi 6 millones de personas en Dinamarca de 16 a 49 años, concluyó que el 15 % de los casos de esquizofrenia en hombres pueden prevenirse si se evita el trastorno por consumo de cannabis (REUTERS/Piroschka van de Wouw )

“El cannabis contiene más de 500 sustancias químicas, incluidos más de 140 cannabinoides que tienen un mayor o menor grado de actividad psicofarmacológica”, explicó Hurd en una conferencia de neurociencia de Harvard.

La doctora Yasmin Hurd, neurocientífica de primer nivel en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, advirtió a mediadosa del año pasado, que muchos consumidores más jóvenes podrían estar subestimando los posibles efectos a largo plazo de la droga.

Hurd hizo hincapié en que el “subidón” producido por la droga altera la química cerebral de una persona e incluso podría ponerlos en riesgo de desarrollar problemas psiquiátricos graves en el futuro.

“Si fuera benigno, nadie lo usaría”, señaló Hurd, y explicó que la prevalencia de la droga demuestra que tiene algún tipo de efecto en la química del cerebro de una persona. Alrededor del 30 por ciento de las personas que usan la droga regularmente también tienen un trastorno psiquiátrico.

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -spot_img

Post más vistos