13.8 C
Córdoba
jueves 25 de abril de 2024
spot_img
InicioMúsicaCanciones sensibles y millones de fans: claves del fenómeno Taylor Swift.

Canciones sensibles y millones de fans: claves del fenómeno Taylor Swift.

La cantante estadounidense que surgió del country es hoy la mayor estrella pop del planeta ¿Por qué? “Es un vortex cultural muy pesado”, dice la escritora Mariana Enriquez en diálogo con Infobae Cultura.

¿Cómo una chica country nacida en 1989 en West Reading, Pensilvania, termina siendo la mayor superestrella del planeta y genera un fandom que no se ve desde hace mucho, mucho tiempo? Taylor Swift siempre se mostró vulnerable en su música, lo que la hace conectar con millones de chicas -y chicos- alrededor del mundo. De la misma forma que puede suceder con contados artistas que alcanzan determinado pedestal en la industria, lo que pasa con Taylor Swift es tan inmenso como inabarcable. Hay varias aristas para entrar en su figura y en su obra.

La de la chica rubia carilinda que rompe los charts con canciones sobre muchachos de pueblo. La de la mujer empoderada que vuelve a grabar toda su obra para exponer a la industria que quiso aprovecharse de ella. La de la figura adorada por millones hasta la extenuación. La perfecta y soñada por todos girl next door americana que un día se harta y sale a demostrar que es eso, si, pero que también es mucho más.

Sobre todas las cosas, Taylor Swift es compositora de canciones perfectas que funcionan en cualquier contexto, llenas de melodías incontestables y letras agudas e inteligentes. Todo en Taylor es excesivo, no necesariamente porque ella así lo quiera, sino por lo que la rodea. Quizás, por eso una de sus últimas reacciones artísticas fue despojarse y regresar hacia cierto minimalismo para reconectar con sus raíces. Lo cierto es que hay muchas superestrellas actuales en la música, mujeres y varones, pero ninguna como ella. Y, sobre todo, ninguna con su núcleo de fans.

Para este artículo me di el lujo de intercambiar algunas opiniones con Mariana Enriquez, la reconocida escritora que es una fan confesa y gran conocedora del country, de la música de raíces norteamericana, y de la cultura rock en general. Además, trató como pocas el fenómeno fan en su bellísima nouvelle publicada en 2017, Este es el mar. La cuestión del fandom es tan insoslayable a la hora de hablar de Taylor que es imposible no tocarlo. Esto, hoy adquiere otras características que lo diferencian de lo que sucedía en la era del rock clásico, y por eso, se vuelve tan interesante.

En palabras de Mariana: “Con Beyonce pasa lo mismo, en una medida mucho más chica, pero Courtney Love también tiene un fandom muy importante, Dua Lipa, Miley CyrusRihannaLana del Rey fundamentalmente. En ese sentido, mi libro queda como algo nostálgico del rock, porque esas mujeres no son del rock, aunque sean rockeras, como Miley. Pertenecen a una cultura diferente, ya que bebieron del rock, pero también de otras cuestiones, en general no tienen bandas, es una cosa totalmente distinta que siempre existió, pero nunca fue ni lo más masivo. Billie Eilish también, todas ellas son mejores que sus contrapartes varones. Aunque antes tenías otras estrellas como Madonna, por ejemplo, tantas y tan masivamente, de esta forma tan interesante y tan arriba, no pasó nunca. Mi libro fue una especie de despedida de ese arquetipo, el músico de Este es el mar es el último de todos, aunque nadie se da cuenta, es una elegía a ese tipo de rockstar, porque esa especie de rockeros, hoy ya no hay más”.

Taylor Swift en escena, durante la gira que llegará a América latina en agosto de 2023 (Foto: AFP)Taylor Swift en escena, durante la gira que llegará a América latina en agosto de 2023 (Foto: AFP)

De dónde viene Tayler Swift

Empezó su carrera a los 14 años en la meca de la música de raíces estadounidense, la ciudad de Nashville, Tennessee, no por nada llamada “Music City”, donde se han afincado cientos de leyendas del country, del rock y del pop, una lista tan larga que no tendría sentido hacer. Pero su relación con el country no se termina allí, pocos pueden moverse con su soltura entre las steel guitars de la música country más pura y los sintetizadores del pop bailable. Al respecto de esto, Mariana Enriquez dice: “Sus dos primeros discos, inclusive el mejor de los tres –Speak Now– es un disco country. Ella es una chica country que tocó en el Bluebird Café, que vive en Nashville ahora mismo, y que es buenísima escritora de country cuando lo hace: ‘Cowboy like me’, ‘Better Man’, ‘Betty’, hay un montón. Pero en Red ella vira hacia el pop, aunque su origen es bien de country, si bien yo no la pondría en el mismo lugar que gente como Dolly Parton u Holly Williams, porque ellas son artistas de country, si puede estar en un lugar tipo Carole King, una enorme compositora, muy autobiográfica”.

Continúa la escritora. “Es curioso porque en un primer momento, cuando ella era muy nena, su tema eran más los chicos, pero cuando va creciendo dentro de la industria, su propia narrativa autobiográfica está muy mezclado con lo de ser una mujer y una superestrella, en canciones como ‘The Archer’, ‘Lover’ o ‘Peace’, ahi te das cuenta de que más allá que siga siendo una canción romántica, lo que dice es lo difícil que es estar con una persona como ella. O en ‘Bejewled de Midnights’, que a mí me interesa muchísimo, ella lo que dice es “todo bien con ser la pareja de alguien, pero yo quiero brillar porque soy fuckin’ Taylor Swift”.

En 2020, cuando el mundo se retraía sobre sí mismo, Taylor decidió hacer lo propio con Folklore, un disco que la reconectó con sus raíces al mismo tiempo que llevó su música a un público que la había descartado -erróneamente- por considerarla consumo pop de usar y tirar, como si hubiera algo realmente malo en ello. Folklore mostró de forma más despojada que nunca la mayor fortaleza de Swift, su capacidad para contar historias y componer canciones que se sostienen por sí mismas, sin necesidad de artificios ni demasiados ornamentos. Folklore es un disco donde prácticamente cada canción podría convertirse en una película y tendría un argumento interesante.

Con las ayudas inestimables de Aaron Dessner de The National y el productor Jack Antonoff -colaborador frecuente de Lana Del Rey-, sumado a las colaboraciones de Bon IverFolklore podría ser considerado el “disco indie” de Taylor, pero todo indica que es una obra a la que volveremos una y otra vez, esos discos de culto de artistas mega consagrados, como Nebraska, de Springsteen o Sea Change, de Beck. En 2015, Ryan Adams, el salmón del country alternativo estadounidense, regrabó 1989, publicándolo en todas las plataformas en lo que fue una movida interesante, ya que en aquel momento sus canciones todavía no estaban en Spotify. Otro de los famosos fans de la artista es Paul McCartney, quien compuso “Who Cares”, del disco Egypt Station (2018) inspirado en la vida personal de Taylor y en su relación con los fans, un tema fundamental al que ya volveremos.

Taylor Swift empezó con música country y ahora es una verdadera estrella pop (Foto: REUTERS/Eduardo Munoz)

Su último disco hasta la fecha, Midnights, la aleja de lo que ella llamó el “bosque folclórico” de sus dos últimos discos y la trae de nuevo al pop electrónico, aunque con cierto toque melancólico y bucólico, alejados de todo atisbo triunfal. El sonido es elegante, con atmósferas discretas y sin hits estridentes, lo que lo hace una rara ávis dentro de lo que podría considerarse elregreso récord de una estrella pop. En Midnights hay una canción con Lana Del Rey -en su edición ampliada de 2023, The Til’ Down Edition, se publicó la misma canción con más minutos y “más Lana”-, y, más allá de los backgrounds y estilos por momentos disímiles, no deja de ser una colaboración de lo más natural. Ambas son grandes cronistas de la imaginería norteamericana del siglo XX y conectan con la melancolía brumosa de este tiempo. Que su canción juntas se llame “Snow on the Beach” -Nieve en la playa- dice mucho.

Al respecto de las comparaciones entre ambas artistas, Mariana Enriquez tiene una mirada muy interesante: “Hay muchas cosas en común más allá de compartir el mismo productor, aunque no tienen una música muy parecida, son fans una de la otra. Es una muy buena combinación, Lana es una mujer muy provocativa, muy sexual, Taylor es una chica que trata de tener una imagen menos supersexual que Lana, que a su vez es muchísimo más una observadora, una analista de la realidad en muchos sentidos, aunque también disecta sus relaciones, pero está pensando en su sexualidad y en su camino como mujer de una manera mucho más interesante. Es una artista más difícil y menos accesible, por eso me sorprende más su éxito que el de Taylor que es una artista pop mucho más clásica, pero al mismo tiempo tiene un nivel como letrista que hacía mucho tiempo que no leía en una artista de esas características.”

En esta gira, Swift canta temas de cada uno de sus álbumes de estudio que representan “una era” en su carrera musical (Foto: REUTERS/Jeenah Moon)En esta gira, Swift canta temas de cada uno de sus álbumes de estudio que representan “una era” en su carrera musical (Foto: REUTERS/Jeenah Moon)

Taylor Swift vs. La industria discográfica

Swift mantuvo una disputa con su discográfica que la llevó a regrabar su material antiguo para recuperar control sobre las grabaciones. Sucede que tenía un contrato con la discográfica Big Machine Records y en 2018 decidió firmar con Universal Music. Sin embargo, los derechos de sus primeros seis álbumes originales permanecieron con su antigua disquera. Meses más tarde, Big Machine Records fue adquirida por Ithaca Holding, una empresa propiedad de Scooter Braun, con quien Taylor había trabajado anteriormente. Con esta adquisición, Scooter obtuvo los derechos del catálogo musical de Taylor y le negó la oportunidad de adquirir los derechos de su propia música.

Braun fue públicamente acusado por Swift de acosarla y ser un abusador, de hecho, sin el consentimiento de la artista, este empresario vendió los derechos de los primeros seis discos por más de 300 millones de dólares, sin que ella viera un céntimo. Como no tiene los derechos de las grabaciones originales, pero si de las composiciones, ya regrabó las Taylor’s Version: FearlessSpeak NowRed1989 y Reputation, y anunció que el próximo será Speak Now. Se trata, sin dudas, de un movimiento audaz e independiente de una mujer que se resiste a ser derrotada por los mecanismos muchas veces abusivos de la industria.

Respecto del fenómeno fan y la unión que sienten con su artista, a la hora de hablar de la música de Taylor, para este artículo, obviamente consulté a fans latinoamericanos de la cantante respecto de por qué genera semejante fanatismo en sus seguidores más acérrimos, algunas de las respuestas fueron estas:

“Porque es la persona que con mayor certeza logró sintetizar como percibe el mundo mi generación.”

“El entendimiento que me hace sentir es solo comparable a un poema de Sylvia Plath.”

“La sensibilidad con la que mira el mundo es central.”

“Es la artista de la década porque es quien mejor supo poner en palabras como sentimos a los amigos, al amor, al crecer, al sentirse solo y a tener esperanza en los momentos más terribles.”

“Escucharla es sentirse acompañada cuando nadie más está con vos, es un refugio de los afectos y una amiga que creció junto conmigo.”

Taylor Swift mantuvo una disputa con su discográfica que la llevó a regrabar su material antiguo, para recuperar control sobre las grabaciones (Foto: EFE/Nina Prommer) Taylor Swift mantuvo una disputa con su discográfica que la llevó a regrabar su material antiguo, para recuperar control sobre las grabaciones (Foto: EFE/Nina Prommer)

Volviendo a la charla con Mariana, no pude no preguntarle, nuevamente, sobre el tema del fandom: “Y después con el tema del swiftie hay algo que me parece medio complejo, es que es un fandom muy complicado, no estoy haciendo una valoración, pero es complicado. Primero, es mucha gente, pero por ejemplo ella se separó con su pareja de toda la vida y ahora está saliendo con el cantante de The 1975 –Matty Healy– que es como un ‘post woke’ que dice barbaridades. Pero ella tiene esto que siempre cuenta, como que está entrenada para gustar, ser la chica blanca, buena y todo eso, y lo va rompiendo de a poco, pero no lo suficiente porque eso podría significar alienar a un montón de gente”.

El análisis de Mariana Enriquez se extiende en otra interesante dirección. “Dentro del fandom, eso es muy interesante porque esa reproducción se puede volver muy bullying porque hay todo una parte de los fans que creen que ella en realidad es lesbiana y eso es un poco wishfull thinking, que ella alimentó de alguna manera porque puso pistas en sus canciones y todo lo demás para eso. Y a pesar de que me fascina el fenómeno, también me parece peligroso y me gustaría ver cómo se desenvuelve en el tiempo. Sobre todo con ella como una compositora adulta, algo que ella ya hizo durante un montón de tiempo porque ya no necesita 300 millones de seguidores jugando a ver si tiene que salir con alguien o si tiene que pronunciarse sobre determinada cosa. Se convirtió en un vortex cultural tan pesado que está en una situación de parálisis. Por eso me interesa tanto ver su evolución.”

Los fanáticos argentinos agotaron todas las entradas para los shows programados para los días 9, 10 y 11 de noviembre en el estadio de River Plate (Foto: Reuters)Los fanáticos argentinos agotaron todas las entradas para los shows programados para los días 9, 10 y 11 de noviembre en el estadio de River Plate (Foto: Reuters)

Taylor Swift en Buenos Aires

Es innegable que sus shows en Buenos Aires -al momento de escribir esto, tres fechas en el Monumental- serán uno de los hechos más importantes de 2023. “Taylor tiene 33 años, es una gran artista norteamericana, además es una mujer que viene, que está haciendo shows rompiendo Ticketek en todo el mundo, y lo que va a pasar cuando venga a Argentina a fin de año, es que vamos a estar viendo a la artista del momento en el momento que hay que verla, con un nivel de popularidad que parecía que no iba a poder reproducir después de 1989. Es casi una cosa inédita, porque en general a un artista esto no le pasa dos veces, este nivel de cosa sostenida es realmente muy particular”, razona Mariana Enriquez.

¿Puede una mujer multimillonaria y adorada por más de medio planeta sentirse triste, sola y vulnerable? Es uno de los tópicos más utilizados a lo largo de toda la historia de la música pop, desde los discos crepusculares del Frank Sinatra de los años 50 a los lamentos de chico rico atormentado de Drake, y si sigue convocando tanto es porque, justamente, funciona, especialmente cuando las composiciones que lo acompañan son buenas. La identificación de Taylor con sus fans y el fenómeno que se produce a su alrededor es lo que diferencia a una estrella de alguien que marca hitos generacionales. Muchas veces necesitamos a alguien que nos diga qué ni el éxito ni la fama importan realmente cuando estás con el corazón roto o hastiado de todo, y que a pesar de eso, todo va a estar bien, porque mientras no lo esté, tenemos la música.

Por: Gonzalo Fiore Viani
Fuente: infobae.com

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -spot_img

Post más vistos