17.1 C
Córdoba
martes 23 de abril de 2024
spot_img
InicioCórdobaCordobeses en OnlyFans: ¿es un trabajo sexual?

Cordobeses en OnlyFans: ¿es un trabajo sexual?

Aunque dedicarse a la actividad no es tan fácil como parece, los creadores optan por tener un ingreso en dólares para afrontar la crisis económica. Las trabajadoras sexuales equiparan la producción para esta plataforma a la prostitución VIP.

Only Fans. Ilustración de Pablo Fernando Chumbita.

La idea en general se descarta, pero ver los montos de ingreso en dólares que se pueden percibir son una tentación para más de uno. Sin embargo, comenzar con esta actividad no es tan fácil como suena.

Only Fans. Ilustración de Pablo Fernando Chumbita.

CORDOBESES EN ONLYFANS

“Es algo que me llamó la atención pero no me animaba, en algún punto uno tiene que estar listo mentalmente. Tener fuentes de ingreso en dólares fue una gran opción”, contó a La Voz Camila Alegre, creadora de contenido para redes sociales y oriunda de la localidad codobesa de Ucacha.

Creadores de contenido para OnlyFans. Camila Aguirre, de Río Cuarto.
(Tomy Fragueiro / La Voz)
Creadores de contenido para OnlyFans. Camila Aguirre, de Río Cuarto. (Tomy Fragueiro / La Voz)

OnlyFans es una página web de origen inglés que ofrece un servicio de contenido por suscripción. Los creadores pueden obtener ingresos en dólares a partir de los sus usuarios suscriptos denominados “fanes”, quienes abonan por mes, pago único o por visión.

Todo parece indicar que con un teléfono alcanza para vender contenido, pero la tarea implica muchas más herramientas. El aumento de la competencia en este sector exige cada vez más calidad y diferenciación del material.

“Only es muy a pulmón, vos tenés que llegar a la gente para que te busque, es complicado. También hay que pensar lo que uno sube y lo que está dispuesto a publicar. Siempre fue mi sueño, pero no lo estaba haciendo por miedo y vergüenza”, agregó la joven de 26 años.

Maximiliano Tassi, influencer LGBTIQ+ y creador de contenido en OnlyFans hace un año y medio, dice que los ingresos ayudan a superar esas trabas. “Yo creo que la plata te va haciendo perder el miedo al qué dirán para priorizar estar bien con uno mismo y económicamente”, marca.

Camila se había quedado sin trabajo y con tiempo de sobra en sus manos comenzó con su cuenta en la comodidad de su casa. Maximiliano trabajaba en un call center pero no le alcanzaba para subsistir y esa tarea no le gustaba.

“Probé un mes con Only y me fue muy bien. Me trajo mucha estabilidad económica que a su vez me dio tranquilidad mental. Estamos en un país que vive en crisis casi siempre y estar todo el tiempo pensando en si llegás a fin de mes te hace mal”, dijo el cordobés de 25 años.

Maximiliano Tassi, creador de contenidos para Only Fans. (Facundo Luque/La Voz)
Maximiliano Tassi, creador de contenidos para Only Fans. (Facundo Luque/La Voz)

Las ganancias son variadas. Todo depende de la frecuencia, creatividad y calidad del contenido. Para alguien que ya tiene un gran número de seguidores los resultados son más rápidos; por eso los influencers más conocidos ganan desde USD 3.000 a USD 10.000 en adelante.

Los fans pueden pagar y ver todo el material de un creador con la suscripción mensual, también se abona por foto o video de manera individual. Si lo dispone el creador, los usuarios pagando un plus acceden a contenidos exclusivos. Los vendedores pueden generar ofertas e interactuar con los compradores.

En el caso de Maxi, que cuando inició ya tenía muchas seguidores en Instagram, el primer mes obtuvo USD 1.100. Camila, por el contrario, recién está posicionándose en redes sociales y no se dedica de lleno a la actividad y por ahora lleva ganados USD 200 en dos meses aproximadamente.

CÓMO PRODUCEN CONTENIDO LOS “ONLYFANERS”

OnlyFans es una página web donde se puede comercializar cualquier tipo de contenido. Se hizo conocida durante 2020, cuando miles de usuarios comenzaron a vender imágenes eróticas y pornográficas.

Camila hace cinco años comenzó a entrenar en búsqueda de mejorar su salud. El año pasado decidió mostrar su evolución física en redes. Algunos de sus videos se hicieron virales en Instagram y esto fue el motor para apostar a realizar más material digital.

“Al principio yo tenía pensado ofrecer en Onlyfans un mix fitness, vender entrenamientos o recetas. También, la idea era publicar algunas fotos mías en ropa interior, que era algo que ya hacía en Instagram, fue de alguna forma monetizar ese material digital”, explicó Camila.

Ambos sectorizan su contenido para las distintas plataforma y observan personas que hacen contenido similar en sus redes sociales. Camila lleva una agenda para organizar su contenido mensual, al igual que piensa en su vestuario, la iluminación y el maquillaje.

“Veo cuando tengo ganas de grabar, capaz hago cinco videos y voy subiendo de a poco. Cuando usé la remera argentina sabía que se iba a viralizar, hay que pensar un poco en el marketing. La mayoría del contenido lo grabo en mi casa”, detalló Maxi.

Los dos aprendieron a usar la página de manera autodidacta con videos de YouTube. Camila aún tiene problemas para saber cómo sacar el dinero de su cuenta. Igualmente, con lo que aprendió cobra para asesorar a otras personas a abrir la suya.

La influencer admite que aún no vive exclusivamente de Only Fans y remarcó que si le dedicara su tiempo completo o subiera cosas más “picantes” ganaría más dinero.

Para poder monetizar los contenidos los creadores suelen estar en casi todas las redes sociales y publicitarse en otras plataformas como Telegram.

Ante la demanda, Maximiliano ya cuenta con un community manager para gestionar su contenido en Twitter. En esta red social es donde más publicita su material pornográfico, diseñado para mayores de 18 años. Camila solo publica imágenes “cuidadas” y usa solo Instagram y Tik Tok.

“Al segundo mes me empezaron a pedir más contenido, entonces comencé a masturbarme en los videos. Al año empecé a tener sexo y a mostrarlo. Primero con mi pareja y luego con otros creadores de contenido. Con esto tripliqué ganancias”, admitió Tassi.

CONTENIDO ERÓTICO Y TRABAJO SEXUAL

Las nuevas tecnologías han revolucionado todas las profesiones y esto no escapa al ámbito sexual. Formatos digitales dieron otras formas a oficios clásicos y no es raro preguntarse si los onlyfaners son o no trabajadores sexuales.

“A quienes trabajan de eso hay que tenerles mucho respeto. No siento que lo que hago sea lo mismo, porque ellos quizás no lo hacen porque quieren sino porque no tienen otra salida”, señaló Maxi.

Consultada al respecto, Camila tampoco se considera una trabajadora sexual aunque si define a su contenido como erótico.

Maxi por su parte, lo clasifica como porno virtual: “Estás en una pantalla y ahí decidís qué hacer y que no. Cuando estás con alguien en el momento muchas veces no podés elegir”.

Creadores de contenido para OnlyFans. Camila Aguirre, de Río Cuarto.
(Tomy Fragueiro / La Voz)
Creadores de contenido para OnlyFans. Camila Aguirre, de Río Cuarto. (Tomy Fragueiro / La Voz)

Pero más allá de cómo se autoperciben los creadores, es interesante saber cómo las trabajadoras sexuales ven estas nuevas plataformas y si consideran que han cambiado su actividad.

La Voz preguntó a dos representantes de este colectivo y ambas coincidieron en que la venta de contenido erótico es un trabajo sexual aunque no de acceso libre para todos.

“La actividad sexual paga se ha trasladado a otros lugares y hoy estamos abiertas a estos nuevos formatos. Muchas compañeras se han trasladado a lo virtual y las más jóvenes han empezado así”, aclaró Blanca Mendoza, secretaria gremial de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina de Córdoba (Ammar) y trabajadora sexual desde los 20 años.

Pero promocionarse en páginas tampoco es fácil para ellas ya que sufren violencia, robos y malos tratos. Recibir transferencias con menor monto del acordado es algo común, al igual que la apropiación de sus fotos o vídeos por parte de un tercero.

“El proxenetismo también ha migrado a lo virtual porque muchas tenemos que pagarle a alguien para que el contenido se suba a la página. Después pasa por todos lados, no sabés hasta dónde llega y nadie nos garantiza que no cobren por venderlo a otras personas. Hay una violación de nuestra intimidad”, explicó Blanca.

En suma, el problema sigue siendo la clandestinidad, lo que genera un ámbito laboral violento sea cual sea la forma en que la actividad se ejerza. “Para que eso no ocurra nuestro trabajo debe ser reconocido como tal. Exigimos urgente una ley de trabajo sexual, basta de ser invisibilizadas y de muertes de compañeras”, añadió.

En esa línea Eugenia Aravena, integrante de la Red por el Reconocimiento del Trabajo Sexual Argentina (RRTS), sostuvo que aunque el comercio se amplió y hay nuevas formas virtuales de trabajar, la clandestinidad y precarización es la misma.

“Todo lo nuevo online es para otro tipo de personas. Dentro del trabajo sexual hay gente de diferentes clases sociales y todo esto apunta a las más altas, por eso está tan permitido y tan bien visto”, dijo.

“Hay mucha diferencia entre el trabajo sexual VIP, el de clase media y el callejero. Es más fácil para quienes que tienen herramientas esto de lo erótico. Nosotras tenemos que pagarle a otro para que nos promocionen, nos empujan a pagar coimas que terminan siendo explotación”, sumó.

Y cerró: “Lo que veo es que siempre la discriminación está en la pobreza porque siempre hubo putas VIP pero nunca se las persiguió, las que íbamos presas éramos nosotras”.

NUEVOS FORMATOS Y ¿NUEVOS FETICHES?

En OnlyFans hay todo tipo de contenido y los pedidos de los usuarios también son amplios. “Uno tiene que saber hasta dónde va a llegar. Lo mío no es tan explícito sino en ropa interior o videos cortos, más para insinuar. Yo me centro en algún morbo, trato de disfrazarme o hacer cosas más temáticas”, contó Camila.

“Te piden cosas con fetiches. Cada uno hace lo que quiere y vos te fijás el precio que le vas a poner. Me piden bastante decir el nombre de la persona, los pies piden mucho también”, agregó Maxi.

Maxi Tassi Creador de contenidos de Only Fans (Facundo Luque / La Voz)
Maxi Tassi Creador de contenidos de Only Fans (Facundo Luque / La Voz)

Fotos de diferentes partes del cuerpo, disfraces, humillaciones, maltrato verbal y hasta cuestiones escatológicas (referidas a excrementos humanos), son algunos de los pedidos especiales que se encuentran en esta red social, algo que según especialistas no es nada nuevo.

“Esto sucedió siempre pero la masificación de la comunicación hace que hoy nos llame la atención y nos parezca extraño el fraccionamiento sobre algunas partes del cuerpo. Este emerge tímidamente a través de esta fractura para ser expuesto”, explica a La Voz Gabriel Femopase, médico, sexólogo y escritor.

Pero lejos de considerarlo una patología a consultar con un médico, el profesional considera a los fetiches como una virtud. “El problema es la morbosidad con la que se analiza este fenómeno. Los fetiches son gustos y prioridades, no más que eso. Una necesidad de exponer el cuerpo y el erotismo como un arte”.

De acuerdo con su visión, otro problema está en guiarnos por lo que es “normal” algo establecido con la intención de ordenar y quitar libertad. Así, la “norma” fue dominando nuestros deseos y placeres para quedar en manos de alguien externo que los administra determinando qué se permite y qué no.

Y agregó: “Entonces un poema o una obra literaria dedicada al cuerpo no nos llama la atención pero sí nos sorprende cuando articulamos el capital erótico de los pies con el capital económico”.

Melina Canziani

Por: Melina Canziani

Analía Martoglio

Por: Analía Martoglio

Fuente: lavoz.com.ar

 

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -spot_img

Post más vistos