13.8 C
Córdoba
jueves 25 de abril de 2024
spot_img
InicioEconomíaFinanzasQué significa la quiebra del Silicon Valley Bank para el sistema financiero.

Qué significa la quiebra del Silicon Valley Bank para el sistema financiero.

Janet Yellen, la secretaria del Tesoro, está vigilando a varios bancos para evitar el efecto contagio.

De dos maneras. Gradualmente, luego de repente. Así es como quebró Silicon Valley Bank (SVB), el decimosexto mayor prestamista de Estados Unidos, con unos 200.000 millones de dólares en activos. Su situación financiera se deterioró a lo largo de varios años. Pero sólo transcurrieron dos días entre el anuncio del banco de San Francisco, el 8 de marzo, de que intentaba recaudar 2.500 millones de dólares para tapar un agujero en su balance, y la declaración de quiebra de svb por parte de la Federal Deposit Insurance Corporation, que regula los depósitos bancarios estadounidenses.

Un anuncio cuelga de la puerta del Silicon Valley Bank (SVB) situado en San Francisco, California, EE.UU. 10 de marzo de 2023. REUTERS/Krystal Hu

Un anuncio cuelga de la puerta del Silicon Valley Bank (SVB) situado en San Francisco, California, EE.UU. 10 de marzo de 2023. REUTERS

La cotización de SVB se desplomó un 60% tras conocerse la ampliación de capital. Greg Becker, su Consejero Delegado, instó a los clientes a “apoyarnos como nosotros les hemos apoyado a ustedes”. Algunos inversores de capital riesgo, poco persuadidos, pidieron a las empresas en cartera que huyeran. Bill Ackman, gestor de fondos de cobertura, sugirió que el gobierno rescatara al banco. En la mañana del 10 de marzo, sus acciones habían caído otro 70% aproximadamente en las operaciones previas a la comercialización, antes de que se suspendiera la cotización. Cnbc, una cadena de televisión, informó de que los esfuerzos de recaudación de capital de SVB habían fracasado y que el banco estaba tratando de venderse a una institución más grande. Después llegó el anuncio de los reguladores.

Empecemos por la primera. SVB es un banco para startups. Les abría cuentas, a menudo antes de que los grandes prestamistas se molestaran en hacerlo. También les concedía préstamos, algo que otros bancos son reacios a hacer porque pocas startups tienen activos como garantía. Con el auge de Silicon Valley en los últimos cinco años, también lo hizo SVB. Sus clientes andaban sobrados de efectivo. Necesitaban almacenar dinero más que pedir prestado.

Así, los depósitos de SVB se multiplicaron por más de cuatro -de 44.000 millones de dólares a finales de 2017 a 189.000 millones de dólares a finales de 2021-, mientras que su cartera de préstamos solo creció de 23.000 a 66.000 millones de dólares. Dado que los bancos ganan dinero con el diferencial entre el tipo de interés que pagan por los depósitos (a menudo nada) y el tipo que les pagan los prestatarios, tener una base de depósitos mucho mayor que la cartera de préstamos es un problema. SVB necesitaba adquirir otros activos remunerados. A finales de 2021, el banco había invertido 128.000 millones de dólares, principalmente en bonos hipotecarios y bonos del Tesoro.

Miembros de la Policía de Nueva York (NYPD) en la sucursal de Park Ave. del Silicon Valley Bank, en Nueva York, EE.UU., el 12 de marzo de 2023. REUTERS/Miembros de la Policía de Nueva York (NYPD) en la sucursal de Park Ave. del Silicon Valley Bank, en Nueva York, EE.UU., el 12 de marzo de 2023. REUTERS/

Entonces el mundo cambió. Los tipos de interés se dispararon a medida que la inflación se afianzaba. Esto acabó con la bonanza del capital riesgo e hizo que los precios de los bonos cayeran en picado, dejando al SVB excepcionalmente expuesto. Sus depósitos habían crecido cuando los tipos de interés eran bajos y sus clientes tenían mucho efectivo. Como el banco invertía en esa época, compró bonos a su precio máximo. Al agotarse la captación de capital riesgo, los clientes de SVB redujeron sus depósitos: cayeron de 189.000 millones de dólares a finales de 2021 a 173.000 millones a finales de 2022. SVB se vio obligado a vender toda su cartera de bonos líquidos a precios inferiores a los que pagó. Las pérdidas que sufrió con estas ventas, unos 1.800 millones de dólares, dejaron un agujero que intentó tapar con la ampliación de capital. En el momento de su quiebra, el banco tenía unas inversiones de 91.000 millones de dólares, valoradas a su coste a finales del año pasado.

¿Fueron los problemas del SVB una anomalía? El banco parece haber sido el único susceptible de sufrir una corrida. El seguro federal, establecido tras una serie de pánicos que asolaron la economía estadounidense en la década de 1930, cubre los depósitos de hasta 250.000 dólares. Esto protege todo el efectivo que la mayoría de los particulares guardaría en una cuenta bancaria. Pero es poco probable que cubra los fondos que guardaría una empresa. SVB es un banco no sólo para empresas, sino para una estrecha subsección de ellas que han sufrido tiempos más difíciles que la mayoría. Alrededor del 93% de sus depósitos no estaban asegurados. Sus clientes, a diferencia de los de la mayoría de los bancos, tenían un incentivo real para huir, y respondieron a él.

Dicho esto, casi todos los bancos tienen pérdidas no realizadas en sus carteras de bonos. Si SVB es el banco que más probablemente se haya visto en la tesitura de tener que abastecerse de bonos a su precio máximo, probablemente no sea el único que lucha contra el latigazo en los precios. Janet Yellen, la secretaria del Tesoro, dice que está vigilando a varios bancos a la luz de los acontecimientos de Silicon Valley. Afortunadamente, las carteras de préstamos representan una parte mucho mayor de los activos en la mayoría de las demás instituciones. Y con la subida de los tipos, están ganando más.

SVB “es la savia del ecosistema tecnológico”, señala Ro Khanna, congresista del distrito 17 de California, que incluye parte del valle. “No pueden dejar que el banco quiebre. Si eso significa que debe ser adquirido por otra empresa… o recibir ayuda o incluso una declaración del departamento del Tesoro para que los depositantes se sientan seguros, eso se lo dejaré a los expertos”.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Compartir en:

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -spot_img

Post más vistos