Últimas Noticias

La oposición le puso freno a un proyecto oficialista de obra pública

octubre 27, 2016
Massa-Diputados

El rostro desencajado de Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, era el vivo reflejo del desconcierto, de la sorpresa, de la derrota. “El proyecto pasa a comisión”, anunció, mientras se revolvía, incómodo, en su sillón. No esperaba este final: el proyecto de participación público-privada, una iniciativa reclamada por el Gobierno, no tendría la media sanción que se le había prometido al Presidente. El kirchnerismo, mientras tanto, festejaba en sus bancas.

“¡Sergio, cómo me vas a hacer esto! ¡Rompiste el acuerdo y me hiciste quedar como un b* en el recinto!”, bramó Monzó unos minutos después, ya en la intimidad de su despacho. Hablaba por teléfono con el diputado Sergio Massa. Tenía en su mano la planilla con la votación nominal: todo el bloque del Frente Renovador -Massa incluido- había votado con el kirchnerismo en favor de que el proyecto retornara a las comisiones. Todo un cambio de postura, pues minutos antes el diputado Marco Lavagna, su lugarteniente en la Comisión de Presupuesto, exaltó las bondades del dictamen.

De ahí la sorpresa -y la indignación- del oficialismo, que quedó estupefacto en sus bancas. El tablero confirmaba la derrota: 107 votos a favor del regreso a comisión, 105 en contra. Al final, con la revisión de las abstenciones, quedó 106-106.

Nadie pudo anticipar la jugada de Massa. De hecho, hasta la medianoche de ayer, Lavagna había consensuado, junto a Diego Bossio y Luciano Laspina (Pro), los cambios al dictamen. Eran sustanciales: tanto Bossio como Lavagna consideraban que el proyecto original, con media sanción del Senado, era una virtual entrega de la obra pública al capital privado. Por tal motivo acordaron incorporar fuertes controles parlamentarios y cupos fiscales a las obras por realizarse por medio de esta herramienta. Y sobre todo que el Estado no asumiera garantías excesivas para “asegurar la rentabilidad empresaria”.

Si todo estaba tan acordado, entonces, ¿qué sucedió? El oficialismo elucubraba dos hipótesis. Una, que Massa “tenía su tropa desordenada” y no quería exhibir en pleno recinto la división de su bloque, pues algunos diputados, como José Ignacio de Mendiguren y Facundo Moyano, rechazaban el proyecto.

La otra versión hablaba de una “venganza” de Massa al oficialismo por el fracaso del tratamiento de la reforma del Ministerio Público, provocado por las críticas de Elisa Carrió (Coalición Cívica). El texto había sido acordado entre el oficialismo y Graciela Camaño, brazo derecho de Massa en la Cámara; en él se conferían amplias atribuciones a la Comisión Bicameral ad hoc que preside, justamente, Camaño.

 

Fuente: La Nación



Cordoba .COM.AR

Otras notas que pueden interesarte: